Home Súper Mujer Pareja La novia intensa, una 007 con licencia para joder

Por Vicky Le

Capítulo I. – “Mi amor, ¿qué hiciste hoy? ¿Cómo te fue en la oficina? ¿Por qué no me llamaste al mediodía? ¿Comiste? ¿Por qué llegaste a esta hora? Yo te llamé como cinco veces esta mañana y entraba en el buzón, ¿Dónde estabas? Y… ¿qué vas hacer mañana? ¿Me vas a llamar para saber que llegaste bien a tu casa?”…  Si este interrogatorio es parte de tu rutina de vida, es oficial, eres una novia intensa.

La novia intensa no es complicada, claro, siempre y cuando el novio no esté contagiado con el mismo virus de “intensidad aguda” y le encante el melodrama, en cuyo caso le sigue la corriente porque en el fondo de su corazoncito le encanta que lo persigan  cual actor de Hollywood.

No siempre fue así…

 Para la mayaría de las parejas, el principio puede ser una de las etapas más complicada, es cuando se establecen los límites y las preferencias pero, eso no  pasa con la stalker ¿por qué? ¡Fácil! Porque en los primeros meses es cuando prepara el terreno para amansar a su presa. Complace a su hombre en todo para que él no tenga dudas de que ella es lo mejor que le ha pasado en la vida.

Le organiza el cuarto, le cocina los domingos, le lava la ropa, le ayuda hacer la tarea de la universidad, invita a los amigos a su casa y les hacer una parrillada, adora a la suegra, no se enoja cuando no la “sacan” el fin de semana… en fin, se convierte en la mujer perfecta, una aproximación virtual de Kim Kardashian con el dinero de Paris Hilton y el cerebro de Hillary Clinton.

Por desgracia para el novio, todo es  parte del plan, en el que acumula información codificada para luego saber cómo mantenerlo bajo control.

Tecnología, la mejor amiga de una intensa

Como se imaginarán una intensa no sería nada sin su teléfono, es lo que la ayuda a vigilar a su “presa” y también a perder el control.  Ella no entiende que llamar 5 veces en 20 minutos no es sano y tampoco existe una app que encienda una alarma de “basta” cuando ha marcado el mismo número 10 veces en una hora.

Cuando las llamadas no funciona, ya saben, por eso de que él no escuchó el teléfono sonar 20 veces, de que no había señal donde estaba,  se le acabó la batería o por cosas de la vida no recordaba donde lo dejó, entonces la intensa activa la parte II de su plan: llamar a sus contactos .

Haberse hecho amiga de  los  amigos del novio no era pura casualidad. Cuando él no apareces, ella llama a todos sus amigos, parientes o compañeros de trabajo para saber dónde estás, hasta que sucede lo inevitable: “¿pana, llama a la jeva tuya que ha llamado a todo el mundo preguntando por ti, tiene a uno jarto?”

Marcando territorio

Al mes de hacerse novios ella cambia su estado en Facebook de “soltera” a “en una relación”. Sustituye sus fotos de los perfiles de Twitter, Instagran  y cualquier otra red social, por una en donde se está besando con su “nuevo novio”. Esto es para que no quepa duda de que él le pertenece.

Agotado ese proceso, empieza la facebook-novela. Cada vez que salen juntos posteará una foto: “mi gordo y yo cenando”… “el amor de mi vida y yo en la playa” … “Us”.

Si no pueda acompañarlo en calidad de Primera Dama, le pedirá una foto para confirmar que está en el lugar que dijo que estaría, si la foto no le convence, utilizará sus  técnicas de paracaídas para aparecerse allá.

Cuando un día el novio despierte, se dará cuenta que ella está en todos lados, en la chaqueta que dejó en su carro,  en la crema en su baño, en el maquillaje en su mesita de noche, un par de zapatos debajo de su cama…

Que no les sorprenda, las novias intensas fueron a la misma escuelita que Cristóbal Colón, llegan con las manos vacías y poco a poco se van apropiando de todo, van colocando bandera por cada guerra ganada en la que él va  perdiendo  independencia y libertad.

Lo que no mata engorda

No todo es negativo, las novias intensas están al pendiente del novio  más que ellos mismos, lo cuidan y le tienen un “amor del negrito”. Además, si hay novias intensas es porque hay novios más intensos que ellas que se las aguantan, de lo contrario, se hubieran extinguido.

La moraleja: ¡Sea feliz y disfrute la vida al lado de su intensa!

Foto principal: www.ffffoung.com